Ubicación

 ¿Cómo llegar a La Vecilla?  (Accesos)

La entrada por el norte está dificultada desde Asturias, pues los pasos de Piedrafíta de la Mediana o Vegarada son escasamente transitables. El primero carece de carretera, en su parte asturiana, pues la LE-315 (que va desde Matallana a la raya de Asturias) muere en lo alto del Puerto. Para el paso de Vegarada desde la zona de Río Aller, es preciso el vehículo “Todo terreno”, hasta tomar allí la LE-321.

Posicionamiento GPS del Pueblo : 42°50’53.86″N , 5°24’21.24″O

Desde el oeste se accede a Cármenes, por Villamanín, a través de la carretera transversal LE-312. Cármenes se comunica con Valdelugueros por la Collada de Ubierzo, a través de la LE-313.

Desde el sur son posibles varios itinerarios:

  • Por Matallana, desde León. (LE-311). Girando hacia el este en Robles de la Valcueva, por la CL-626, se alcanza La Vecilla, en el corazón de la Mancomunidad.
  • Por la LE-621, que llega de León hasta Devesa de Curueño.
  • Desde el este, la CL-626 que viene de Boñar a la Vecilla, o la provincial que accede a Vegaquemada desde Cistierna, por Las Arrimadas.

Entorno geográfico

En el extremo norte de la provincia de León, ocupa las cabeceras de los ríos Torío y Curueño, cuyos municipios de Cármenes y Valdelugueros hacen límite con Asturias. En el centro se produce el encuentro de montaña y ribera, donde Valdepíelago y La Vecilla ocupan el Curueño medio. Inmediatamente más abajo, en la confluencia de los ríos Porma y Curueño se ubican los dos municipios restantes, típicamente de ribera; Santa Colomba de Curueño y Vegaquemada, bajo ” La Hoya de Boñar “.

Es por lo tanto, evidente que el río Curueño es el eje vertebrador de La Mancomunidad. Rio de agua casi mineral, de escasos cincuenta kilómetros de recorrido, y caudal discreto, reúne entre sus márgenes todo un universo de diversidad y belleza. Corriente matriz que ha merecido un libro referencial, hoy descatalogado, para sonrojo de la cultura leonesa : “El río del olvido”, de Julio Llamazares.

Más para verlo que para contarlo

Si trazamos el dibujo del territorio desde los valles altos, que hacen espina dorsal de la montaña cantábrica, en las cabeceras del Curueño y el Torío, vemos una naturaleza encolerizada exhibir su deslumbrante sucesión de episodios geológicos. Esta disposición orográfica nos traslada a un mundo virgen, casi en su estado original.

En su parte central, donde se ubican Valdepíelago y La Vecilla, la orografía se dulcifica. Después de superar el imponente tajo de las Hoces de Valdeteja, la ribera del Curueño adquiere suavidad. Una bordura delicada, con su vegetación de alisos, chopos y salgueras, sin que falten los fresnos, el árbol leonés.

La Vecilla

Tiene La Vecilla el encanto especial que solo algunos enclaves privilegiados son capaces de ofrecer. Sus razones exactas escapan a la definición, pero algo debe contar su situación envidiable que toca cumbres casi con la punta de los dedos y refresca sus pies en el verdor de la ribera.

Es La Vecilla nudo de caminos, enriquecido por la vía férrea de la FEVE, el novelado “Transcantabrico”.

La superficie del municipio es solamente de 44,2 km^2, y agrupa cuatro pueblos, ya plenamente de ribera. Campohermoso, La Cándana de Curueño, Sopeña de Curueño, La Vecilla.

Interesa, ante todo, referirnos al pasado señorial de La Vecilla, para lo cual es necesario citar su casco antiguo, con casas blasonadas, y el torreón medieval del s. XIII. Reconstruido en el XIV, es una muestra de edificio civil de bella estampa, mucho más amplio que los de Lillo o de Lugueros, y ha sido declarado “Bien de Interés Cultural”. Actualmente, primorosamente restaurado ,sirve de sede al Ayuntamiento.

No podemos dejar de mencionar a un noble caballero de la Casa de la Vecilla, que en el S. XVI creó toda una saga montañesa, a la que tituló “El León de España”. Editado en Salamanca, en el año 1586, su autor, D.Pedro de la Vezilla Castellanos, intenta en este libro dar un marco mítico a todas las leyendas que eran comunes por estas tierras. Poema épico en veintinueve cantos, Cervantes lo consideró digno de ser salvado del fuego, en la quema de libros de Don Quijote llevada a cabo por el cura y el barbero.

Poco diremos de los inimitables gallos de pluma de este municipio, salvo el asombro que causa a los entendidos la forma como pierden su irisación, su colorido o su tersura a medida que se alejan de este epicentro.

La Vecilla fue Partido Judicial de la provincia de León, hasta la reciente reforma. Por eso su Escudo municipal figura en vidrio emplomado, en el Palacio de la Diputación de León.

Visitas recomendadas en el municipio de La Vecilla

  • Torreón medieval de La Vecilla (Actual sede del Ayuntamiento).
  • Ruta de Casas blasonadas y escudos heráldicos de La Vecilla.
  • Iglesia de La Vecilla, con su crucero de piedra y pinturas renacentistas.
  • Centro de Naturaleza “Santa Catalina”, en cuya capilla hay un cuadro barroco de la Santa.
  • Rutas de senderismo de “La Pluma”.
  • Riberas del río Curueño, entre La Vecilla y Sopeña.

Ferias, Fiestas, Deportes, Dultura, Manifestaciones

  • Cabalgata de Reyes Magos: 5 de enero
  • Desfile de Carnaval: Fecha variable
  • Muestra de Gallos de Pluma y Mosca Artificial: Mes de Marzo
  • Fiesta del Veraneante con bollo preñao y sidra: Primer fin de semana de Agosto
  • Fiesta de Verano: Mediados de Julio
  • Actividades de verano en La Vecilla: Gimnasia Rítmica, Pintura, etc.

** Textos a cargo de Ángel Fierro, extraídos del libro ” La Mancomunidad del Curueño ” **